Vitrina Mejores Prácticas: Corredor verde La Picacha

En el marco de la Vitrina de Mejores Prácticas, les contamos sobre El Corredor Verde La Picacha, un proyecto de infraestructura orientado a promover los viajes de transporte activo en el municipio de Medellín, construido en el sendero de la Quebrada La Picacha (afluente del Río Medellín) y estructurado con el fin de armonizar la importancia ecológica del corredor, la generación de más y mejor espacio público y las condiciones para priorizar modos de transporte verde.

Considerando la potencialidad del corredor para la atracción de nuevos viajes de movilidad activa y con la premisa de redistribución del espacio existente para mejorar el espacio público e incorporar una infraestructura coherente, atractiva, segura, directa y cómoda (Manual Crow, 2007) para los actuales y futuros ciclistas, el diseño y ejecución del proyecto tiene los siguientes elementos:

a. Ciclorruta sobre calzada en costado derecho (paramento). Con el fin de determinar el costado por el cual debía construirse la ciclorruta, se realizó un análisis de conflictos de los actores viales en cada intersección, acceso y salida de predios, además de transporte público y peatones. Se encontró que el costado derecho era el trazado más seguro para el ciclista y el peatón y más directo para los ciclistas, pues garantiza acceso directo a la ciclorruta según su verdadero origen destino.

b. Segregación verde y física remontable. El segregador físico y verde de mayor dimensión mejora la seguridad del ciclista y al ser remontable en tramos resuelve el acceso a pedios y la atención de eventualidades, así como el cargue y descargue en viviendas y comercios.

c. Mejoramiento y generación de nuevo espacio público efectivo y peatonal. El proyecto interviene de manera integral los 9.000 m2 de espacio público existente eliminando obstáculos y garantizando condiciones de accesibilidad universal. En los 6.978 m2 de nuevo espacio público efectivo se instala mobiliario urbano para la circulación peatonal atractiva, segura y la apropiación del espacio público por parte de la comunidad (gimnasios de calle, sillas, parques para niños).

d. Intervención de intersecciones para mejorar seguridad de peatones y ciclistas. Se interviene la totalidad de las intersecciones del corredor (59 intersecciones y 259 rebajes) reduciendo velocidad de los vehículos y dando prioridad al peatón y al ciclista mediante señalización (horizontal y vertical), infraestructura pacificadora (pompeyanos y plataformas únicas) y nuevo programación semafórica para incluir caras y fases para los nuevos actores (peatón y ciclista).

e. Instalación de mobiliario complementario que haga atractivo el uso de la ciclorruta. A lo largo del corredor se instala nuevo mobiliario urbano para “estar”, acompañado de mobiliario complementario para facilitar y mejorar la experiencia del ciclista: canaletas en escaleras, cicloparqueaderos, puntos de mantenimiento (inflador y herramientas).

f. Mejoramiento integral del entorno mediante iluminación y paisajismo. La intervención se acompaña de nuevas condiciones que hagan atractivo y cómodo el uso de la nueva infraestructura, se incluye una modernización del sistema de alumbrado público (cambio a tecnología LED) y siembra de 104 árboles con revitalización ecológica del corredor (implementación del concreto permeable en sendero de quebrada) que reduce la temperatura y mejora la experiencia de circulación.

Conocer más



Deja un comentario