La electromovilidad, el camino limpio y seguro hacia la movilidad urbana sustentable

La electromovilidad, el camino limpio y seguro hacia la movilidad urbana sustentable

Estamos siendo testigos de la era con mayores cambios acelerados en innovación y tecnología, en el mundo, los vehículos eléctricos y los nuevos modelos de movilidad sustentable, están impactando la manera como se movilizan las personas. Los mercados automotrices están evolucionando a un ritmo similar, brindando soluciones de transporte más eficientes y sustentables, pues las necesidades y los hábitos de los usuarios también han ido cambiando, así como sus preferencias a la hora de escoger como realizan sus desplazamientos.

La implementación de tecnologías y energías limpias, se han convertido en elementos clave para un transporte sostenible, ya que se reducen los efectos negativos en la salud causados por la polución, mejora la calidad del servicio de transporte público y privado, incrementa la seguridad y disminuye la contaminación ambiental y auditiva. Además que posibilita el desarrollo de nuevas cadenas de valor en la industria automotriz y digital, con la oportunidad de generar más empleos de valor agregado.

Varios países miembros de nuestra Red SIMUS, están asumiendo este gran reto, bajo la premisa de responder a necesidades y problemas de movilidad urbana específicos, de mejorar el aire y de ofrecer servicios de alta calidad a través de soluciones inteligentes e innovadoras como la electromovilidad, pues en los últimos años se ha evidenciado una proliferación de vehículos eléctricos importante: carros, taxis, sistemas de buses públicos, bicicletas y scooters, se están sumando a esta nueva tendencia en ciudades como Santiago de Chile, Cali, Medellín, Bogotá, Ciudad de México, Buenos Aires,  que goza de multiples ventajas y que indica que Latinoamérica, está dando el paso firme para entrar a la masificación del transporte bajo en emisiones.

Con la incorporación de los 386 buses eléctricos al Transantiago y el desarrollo de la infraestructura de carga pública para vehículos eléctricos, se han dado pasos fundamentales en este tema que tienen a Chile como referente internacional.

Es un ejemplo eficaz y un caso de éxito en la Región, ya que logró que la implementación, desarrollo y expansión de la electromovilidad en el transporte público, partiera de un compromiso de Estado y un propósito nacional asumido por el Presidente Piñera y liderado por la Ministra de Transporte Gloria Hutt (Experta Consejera de la Red SIMUS), para ser replicado en las ciudades y regiones de Chile.

Santiago de Chile, mediante la publicación de la  Estrategia Nacional de la electromovilidad, asumió la responsabilidad de desarrollar políticas que apunten a un uso eficiente de la energía en el sector y actualmente tienen la flota de buses eléctricos más grande de Latinoamérica, con conexión wifi, baja emisión de ruidos, puertos usb, y climatización, que mejoran la calidad de vida de cada uno de los usuarios.

Queremos que esta práctica, sirva de ejemplo inspirador para que los Gobiernos Nacionales y Locales de la región, trabajen de manera artículada en la implementación de Políticas Públicas de Estado, que promuevan la eficiencia energética, el uso de nuevas tecnologías, fomenten la unión e inversión de la empresa privada, contemplen estímulos fiscales y creen incentivos por su uso.

Así mismo, es importante destacar las iniciativas de electromovilidad en ciudades como Cali, primera ciudad en Colombia en poner en servicio una flota de buses eléctricos, enmarcada en el ‘Plan de sostenibilidad’ que implementó MetroCali, lo cual marca un hito en la sostenibilidad del sistema de transporte MIO con la puesta en operación de los primeros 26 de los 136 buses eléctricos que se esperan entren a rodar a diciembre de 2019

Medellín, donde ya están rodando taxis 100% eléctricos y donde muy pronto también se sumará una flota de 64 buses eléctricos a la de  Metroplús con una capacidad para 90 pasajeros, con la que se evitará la emisión de 3.666 toneladas de CO2 y de 85 kg de PM 2,5 al año.

Costa Rica, es otro caso de estudio, pues ha difundido la Ley de Promoción e Incentivos al Transporte Eléctrico, creando un plan estratégico e integral de transformación del parque vehicular con el objetivo de regular la promoción del transporte eléctrico en el país y fortalecer las políticas públicas para incentivar su uso y Uruguay ha establecido un plan de desarrollo de red de infraestructura de carga para vehículos eléctricos de escala nacional, cimentando los primeros corredores viales eléctricos en América Latina.

Esta tendencia representa una gran oportunidad para los países de la Región, ya que que ¨la energía proviene de fuentes significativamente menos contaminantes que en algunos países desarrollados, la tendencia a la baja en los costos de las baterías, junto con el acelerado desarrollo tecnológico¨[1], demuestra que es necesario apostarle a la inserción de tecnologías de transporte más eficientes.

La electromovilidad, es el camino limpio y seguro hacia la movilidad urbana sustentable. Son distintos los desafíos por afrontar en cada ciudad y aún quedan muchos interrogantes, sin embargo, desde la Red SIMUS, buscamos que a través de nuestra plataforma regional de colaboración e intercambio de conocimientos y experiencias especializadas, podamos acompañar a los líderes y gestores de movilidad tanto del sector público como privado en la adopción e implementación de nuevas tecnologías limpias e innovadoras en el  transporte público, reuniendo las mejores prácticas, alineando objetivos y prioridades comunes para trabajar de manera conjunta por un ambiente más limpio y saludable para ofrecer soluciones de movilidad urbana de alta calidad, integradas al desarrollo urbano y enfocadas en satisfacer las necesidades de las personas y nuestros usuarios.

[1] Banco Interamericano de Desarrollo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.