La Comunidad de Madrid pondrá en marcha el proyecto piloto en líneas interurbanas con el objetivo de aportar mayor seguridad a mujeres y menores

Se trata de un proyecto piloto de tres meses que pondrá en marcha la Comunidad de Madrid en varias trayectos entre los municipios de Leganés y Fuenlabrada, Las Rozas, Pinto, Valdemoro y Parla, entre la medianoche y las 6 horas. La iniciativa, que ya propuso Más Madrid en abril de 2019, abre la posibilidad a poder solicitar parada fuera de las establecidas en el itinerario para menores y mujeres, para facilitarles una ubicación “segura y cercana” a su domicilio.

Ángel Garrido, consejero de Transportes de la Comunidad, ha explicado cómo funcionará este nuevo servicio que ya opera en otras ciudades: “Solamente se requerirá que la persona lo solicite al conductor una parada antes de llegar a su destino; que se sitúe en la zona de la puerta delantera, porque descenderá por esta puerta, y que las paradas sean, lógicamente, en tramo urbano, para poder encontrar un sitio seguro para poder deterner el vehículo (…) Es una medida pionera en la Comunidad de Madrid de la que estamos muy orgullosos”, ha explicado.

Los operadores deberán remitir al Consorcio un informe cada 15 días que incluya los viajeros al día por expedición que hayan solicitado el servicio (especificando el tipo de usuario) y se recopilará información sobre puntos precisos de parada solicitados, las posibles incidencias en el servicio, opiniones de los usuarios, y la posible incidencia en el trabajo normal del conductor.

El requisito fundamental para la bajada es que exista una acera con anchura mínima 1,5 metros, que la parada no genere situaciones de riesgo y que esté en tramo urbano. Si el acceso al autobús es por la rampa, el usuario que vaya en silla de ruedas (mujeres o menores de 18 años) le comunicará al conductor el punto donde desea bajarse. En este caso, el conductor le indicará si reúne las condiciones necesarias para poder bajar la rampa o le propondrá un punto de desembarque alternativo que cumpla las condiciones. Ante la duda, “siempre prevalecerá” el criterio del conductor, enfatizan fuentes de la Consejería.

No se podrá realizar la parada en algunas circunstancias que perjudiquen a la circulación: no se podrá parar a menos de cinco metros de una esquina, cruce o bifurcación; no se puede obstruir los accesos de vehículos y personas en inmuebles señalizados con vado ni obstaculizar el paso de personas a un inmueble; no se puede impedir la visibilidad de la señalización a los usuarios; y tampoco puede realizarse parada en glorietas, isletas, medianas, pasos a nivel, pasos para ciclistas, pasos de peatones ni rebajes de aceras.

Fuente: El País



Categorías
Noticias

Deja un comentario